imagotipo

Los Políticos

  • Alejandro Sierra

Sigue empantanada la Junta de Gobierno del Congreso

Pachuca, Hidalgo.- Los días pasan y no se ve para cuándo haya una solución en cuanto a la presidencia de la Junta de Gobierno del Congreso local. Se mantiene la disputa entre PRI y Morena por tener el control de ese órgano de gobierno.
Parecía que con el cambio de coordinador de la bancada de Morena el asunto se destrabaría, pero no fue así.
Y dicen que quienes no tienen mucha prisa por que esto se solucione son los secretarios de Gobierno, quienes por ley están obligados a comparecer ante los legisladores para informar de los promenores del segundo informe de gobierno de Omar Fayad Meneses.
Y es que mientras no haya una defición en este rubro, difícilmente podrán calendarizarse las mencionadas comparecencias. Aunque dicho sea de paso, tampoco pasa nada si no se dan.
El formato con que se desarrollan impide que haya un verdadero análisis de fondo en cuanto a lo informado por el mandatario estatal.
Y a este paso, ya sea el PRI o Morena el que logre la presidencia de la Junta, asumirá el encargo por solo diez o menos meses y tendrá que resolver muchos pendientes en poco tiempo.
Ojo, señores legisladores, la “congeladora” no siempre es buena. Recuerden que ya se aproximan los tiempos de analizar lo referente a los ingresos y egresos.
NESTORA PIDE A CIPRIANO DAR LA CARA
Ayer, Nestora Salgado, activista y senadora de la República, estuvo en Hidalgo, donde se reunió con sus correligionarios de Morena para hablar de derechos humanos.
Y en ese contexto fue entrevistada respecto a la presunta responsabilidad del también legislador federal de ese instituto político, Cipriano Charrez, en un accidente de tránsito que costó la vida de un taxista.
Ella fue contundente en su respuesta. Dijo que quien nada debe, nada teme. Y en consecuencia, le pidió dar la cara, como ella lo hizo cuando fue acusada y encarcelada.
Nestora dijo que en ese entonces no huyó porque sabía que era inocente.
Posteriormente Cipriano hizo una publicación en sus redes sociales, donde asegura que era su chofer quien conducía y que no está escondido.
Lo que sucede, apunta, es que las autoridades no lo han requerido, pero está dispuesto a informar lo qué pasó.
¿Entonces por qué no dar la cara como lo sugieren Nestora y muchos morenistas más?