imagotipo

Los Políticos

  • Alejandro Sierra

Pachuca, Hidalgo.-  Avanzan los preparativos para la conmemoración del 208 aniversario de la Independencia de México, en la Plaza Juárez, encabezada por el gobernador del estado, Omar Fayad Meneses.
Decenas de personas van y vienen para alistar el escenario, donde resalta la enorme campana que fue mandada a hacer y entregada en el año 2016 específicamente para estas celebraciones. Pesa nada más y nada menos que cinco toneladas y mide tres metros de altura.
Una campana que simboliza la independencia de nuestro pueblo y la libertad para tomar nuestras propias decisiones, así como para asumir responsabilidades que nos corresponden como sociedad, siempre apegados a un marco constitucional y legal que rige la vida nacional.
Una de las más recientes e importantes decisiones que ha tomado la ciudadanía, es que sea Andrés Manuel López Obrador quien asuma la responsabilidad de dirigir al país a partir de diciembre próximo y por un periodo de seis años.
Igualmente, la ciudadanía dio su voto para que recaiga en Morena la responsabilidad de dirigir y encauzar positivamente los trabajos legislativos en los congresos locales.
Mañana sábado, los mexicanos celebraremos que tenemos, ejercemos y disfrutamos de la libertad que nos fue otorgada.
Esto es algo que nos identifica a todos y que nos une en momentos tan importantes en que recordamos la trascendencia de tan relevante hecho para la patria.
Estas fechas deben mostrarnos el camino de la unión, del respeto y de la búsqueda de beneficios comunes.
El aniversario de nuestra independencia es el mejor ejemplo de que sí es posible que nuestros políticos hagan a un lado los intereses personales para anteponer los del pueblo.
¿Qué mejor manera de conmemorar esta fecha que comenzar la siguiente semana con la noticia de que los diputados locales dialogaron para solucionar el conflicto que les ha llevado a tener dos integraciones distintas de la Junta de Gobierno?
Los hidalguenses estamos seguros de que es posible. Sólo se requiere una dosis de voluntad política y unos gramos de respeto mutuo.
Ser minoría no significa someterse, y ser mayoría tampoco debe entenderse como el poder de someter. Antes que imponer, se debe convencer.