imagotipo

Los Políticos

  • Alejandro Sierra

Más mujeres legisladoras
Constancia a senador@s electos
Sayonara y su excolaborador

Pachuca, Hidalgo.- En la actual conformación del Congreso local se cuenta con 12 legisladoras, nueve de ellas electas y las otras tres llegaron por la vía plurinominal. Una de estas últimas es quien preside.
Para la siguiente legislatura, que comienza en septiembre próximo, los números nos dicen podrían ser 14 diputadas locales, toda vez que 10 fueron electas y cuatro más serían plurinominales.
Cada vez es mayor la participación de la mujer en el Congreso del Estado de Hidalgo, lo cual es fiel reflejo de la importancia de este sector de la población para la vida del estado.
De acuerdo con estimaciones del Consejo Estatal de Población (COESPO), a estas fechas Hidalgo tiene dos millones 980 mil 532 habitantes, de los cuales un millón 437 mil 981 (48.2%) son hombres y un millón 542 mil 551 (51.8%) son mujeres.
Además de ello, en la entidad existen 808 mil 450 hogares, de los cuales 25.5% salen adelante gracias a las jefas de familia.
No hay duda que las mujeres han ganado terreno en la vida pública al ocupar cada vez más espacios y al participar con mayor frecuencia en la toma de las decisiones importantes para la ciudadanía.
Estamos a menos de dos meses de poder verlas en acción.
Por otra parte, ayer recibieron sus constancias de mayoría dos candidatas y un candidato, electos para representar al estado en el Senado de la República, Nuvia Mayorga, del Partido Revolucionario Institucional (PRI); Julio Menchaca y Angélica García.
Muchas fueron las promesas y ofrecimientos que hicieron al electorado, por lo que ya deben estar preparando iniciativas para reformar o crear leyes que permitan cumplir su palabra.
Los tres hidalgueneses que ocuparán un escaño están a tiempo para afinar estrategias encaminadas a convencer al resto de los legisladores federales de la importancia de avanzar en los diferentes rubros que preocupan y ocupan a los habitantes de nuestro estado.
No tienen tiempo que perder. Cada uno por su cuenta o en equipo, pero la gente esperará resultados.
Lamentablemente no todas las mujeres que compitieron en el pasado proceso electoral tuvieron éxito.
Tal es el caso de la ex secretaria de Educación en el estado, Sayonara Vargas, quien, como muchas otras y muchos otros, seguirá en el análisis de lo sucedido y en la búsqueda de las razones de la derrota en las urnas.
Uno de los golpes más duros que recibió fue la difusión de un video en el que supuestamente daba instrucciones y amenazaba con correr a funcionarios de la SEPH si no hacían lo que se necesitaba para que ella obtuviera el triunfo.
Habría que avisarle que expertos en audio aseguran que se trata de una burda edición en la que se utilizaron diferentes conversaciones de ella para empatarlas y dar respuesta a las preguntas y así dar la impresión de que era una sola conversación grabada.
Pero eso no es lo más relevante. Lo medular del caso es que quien encabezó ese engaño habría sido uno de sus excolaboradores en la Secretaría de Educación Pública de Hidalgo.
Alguien que incluso habría rechazado la oferta de Sayonara para trabajar en la campaña, pues no quiso salir de la dependencia, donde tiene un salario seguro y muchas prestaciones.
Un excolaborador que sabe del tema de audios y de la comunicación, pero no de lealtades. Eso dicen.
Y si esto es real, entonces ya don Atilano debería empezar a deshojar la margarita para ver si el último pétalo le da una pista de quién es ese excolaborador de Sayonara y que hoy se ha convertido en su colaborador. No sea que también le vaya a traicionar.