imagotipo

La vida en rosa

  • Aida Suárez

Mujeres de 65 y más padecen, mayormente, depresión

Pachuca, Hidalgo.- ¿Cuántas veces hemos escuchado que alguien dice: “Estoy depre” o “Estoy deprimida o deprimido”?, refiriéndose a que está triste o con “pila baja”. Pues bien, esto ocurre solo en aquellas ocasiones en que las personas ya tienen un desorden mental, y no sólo porque se está desconsolado.
Estar deprimido o deprimida va más allá y en el estado de Hidalgo se ha dado en mayor medida en el grupo de edad de 65 y más y en mayor número en las mujeres.
Aunque afecta a todas las edades, las profesiones y los países, estar deprimida o deprimido es el desorden mental que se vive por pobreza, desempleo, muerte de un ser querido, ruptura sentimental, enfermedades físicas o de adicción.
Este año, en el Día Mundial de la Salud, que se conmemora el 7 de abril por la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde 1950, el tema es “Hablemos de depresión” con el fin de que las personas conozcan más sobre este mal y los lleve, si es el caso, a definir si lo padecen o no.
La depresión se caracteriza por “una tristeza persistente y por la pérdida de interés en las actividades con las que normalmente se disfruta, así como por la incapacidad para llevar a cabo las actividades cotidianas, durante al menos dos semanas”.
Se estima, de acuerdo con información del Consejo Estatal de Población de Hidalgo (Coespo) que quienes padecen de depresión presentan varios de los siguientes síntomas: “pérdida de energía; cambios en el apetito; necesidad de dormir más o menos de lo normal; ansiedad; disminución de la concentración; indecisión; inquietud; sentimiento de inutilidad, culpabilidad o desesperanza; y pensamientos de autolesión o suicidio”.
Se calcula que afecta a más de 300 millones de personas en todo el mundo. Se presenta con diferentes variaciones del estado de ánimo en la vida cotidiana y puede convertirse en un problema de salud serio.
Puede causar gran sufrimiento y alterar las actividades laborales, escolares y familiares. Definitivamente es notable cuando alguien se encuentra en depresión por pérdida o aumento de peso incontrolable.
En los grupos de edad, la tasa de incidencia en 2015, fue primero en el grupo de edad de 60 a 64 años y después de 65 y más.
En el estado de Hidalgo, en ese mismo año, 2015, se registraron un total de mil 687 personas con depresión en las distintas instituciones como la Secretaría de Salud Estatal, IMSS, IMSS Prospera, ISSSTE y PEMEX.
Se ha presentado más en las mujeres con mil 305, es decir, el 77.4 por ciento y 382, el 22.6 por ciento en hombres.
Ya sea por abandono, por falta de productividad, por vivir en soledad, por maltrato, por no contar con una economía adecuada, por no contar con el apoyo de hijas e hijos o del esposo, las mujeres de más de 65 años han presentado depresión.
Le siguen para quienes tienen entre 45 y 49 años; después de 50 a 59; y de 60 a 64 años.
Ya que se ha convertido en un problema de salud pública, señala la Coespo que la inversión en este rubro beneficia el desarrollo económico. Por cada dólar invertido en tratamiento para la depresión y la ansiedad conduce a un retorno de 4 dólares en mejor salud y habilidad para trabajar.
Y no se trata de medicamentos costosos, ni grandes estudios para retornar a la salud mental, puede ser con terapia de conversación, con medicación antidepresiva o la combinación de estos métodos para mantenerse activa o activo y con buen ánimo.
Así que ya sabe, cuando menciona que está “depre”, recuerde que si presenta todos los síntomas que ya se mencionaron, busque ayuda sicológica, no está de más.
                                             Nos encontramos el próximo miércoles
                                                    Sígueme en Twitter @AidaSuarezCh