imagotipo

Contribuyentes y tributación

  • Nuvia Mayorga

Pachuca, Hidalgo.-  Las finanzas públicas son fundamentales para todo ejercicio de gobierno. La captación de ingresos públicos y su orientación a cubrir las necesidades de gasto viene a ser el eje para la ejecución de programas y acciones de la Administración Pública. Es por eso que los avances en materia de la definición de una estructura clara de fuentes de ingreso y de las partidas de gasto no son una tarea exclusiva del Ejecutivo, sino que pasan por la supervisión y aprobación del Congreso de la Unión.
Además de lo anterior, por el lado de los ingresos, es importante conocer puntualmente el universo de contribuyentes, es decir, el tipo y cantidad de personas físicas y morales (empresas) que se encuentran registradas como perceptores de ingreso y que tienen algún tipo de obligación tributaria.
Por eso hay que reconocer conforme a la información del Sistema de Administración Tributaria (SAT) y de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el esfuerzo realizado para precisar e incrementar el número de contribuyentes fiscales, el cual de 2012 a 2018 pasó de 38.4 millones a 68.4 millones de personas y empresas que pagan impuestos. El incremento de 30 millones en el padrón de contribuyentes da un promedio de medio millón por año, lo cual, según el SAT, contribuyó a fortalecer los ingresos públicos y alcanzar metas como el superávit primario. El resultado —se estima— deviene de disposiciones fiscales que alentaron la formalización de la economía, así como del uso de medios electrónicos para poder darse de alta en el SAT. En consecuencia el padrón de contribuyentes hoy cuenta con 38.5 millones de asalariados, 28 millones de personas físicas y cerca de 2 millones de empresas.
Aunado a otras medidas, el esfuerzo de formalización de la economía y el crecimiento de contribuyentes llevó a que los ingresos tributarios aumentaran de 8.3% del Producto Interno Bruto en 2012, a un porcentaje de 13.1% del PIB al cierre de 2017. Para la SHCP los cambios legales derivados de la Reforma Hacendaria resultaron en un aumento de la recaudación equivalente a 4.8% del PIB en cinco años. El incremento en el ingreso del Impuesto sobre la renta (ISR) pasó de 4.8% del PIB a 7.2% del PIB. El Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el Impuestoa las Importaciones, presentaron crecimientos de 9.8% y 5.7%, respectivamente, al primer semestre de 2018.
El esfuerzo de empadronar más contribuyentes, aunado a las facilidades fiscales y tecnológicas que contribuyeron a la mayor formalización de la economía, no ha sido en vano, 30 millones de contribuyentes adicionales a los de 2012 y casi cinco puntos porcentuales más de captación tributaria son un excelente resultado, que de mantenerse en mucho contribuirá al ejercicio de gobierno por lo que deberá ser un tema prioritario del Ejecutivo Federal y del Senado de la República.