imagotipo

Acervo

  • Pedro Luis Noble

MEJORA REGULATORIA

Pachuca, Hidalgo.- El martes seis de marzo aprobamos en la Cámara de Diputados la Ley General de Mejora Regulatoria y la derogación de diversas disposiciones de la Ley Federal de Procedimiento Administrativo.
En la propia iniciativa presidencial se reconoció que la excesiva regulación no permite que las empresas más productivas desarrollen su potencialidad y crecimiento dentro del mercado por encima de aquellas que resultan menos competitivas. Por otro lado, la ausencia de regulación o inadecuada aplicación de la ley permite que algunas empresas limiten la entrada al mercado de nuevos competidores, teniendo como resultado el cobro excesivo por bienes y servicios, una escasa oferta de productos y redunda en empresas con bajos incentivos a innovar e implementar modernos estándares de calidad.
La mejora regulatoria tiene como objetivos el propiciar la creación de espacios de desarrollo y competencia económica en el que se supriman las excesivas cargas regulatorias; con reglas claras y que se contribuya al perfeccionamiento integral y permanente del marco jurídico y regulatorio a nivel nacional y local, que brinden la certeza jurídica a todos los ciudadanos y sectores de desarrollo para la realización en libertad de su potencial productivo.
La nueva ley fija con claridad las respectivas competencias de la Federación, las entidades federativas, los municipios y las alcaldías; propiciar que los beneficios resulten mayores frente a los costos implicados en la expedición y aplicación de regulaciones de las administraciones públicas; profundizar las bases normativas que rigen la cooperación entre los distintos órdenes.
Se busca que la regulación se emita bajo criterios de claridad, simplicidad y no duplicidad; la reducción de los costos de transacción y administración de riesgos de los sectores productivos beneficiados; la armonización de la regulación que se emita bajo sus parámetros, con respeto irrestricto a los derechos humanos; la eliminación de los obstáculos y barreras regulatorias que en la actualidad evitan la plena incorporación a los mercados productivos de los sectores comerciales, industriales y de servicios; así como la reducción de costos en cuanto a la regulación de los trámites que se llevan a cabo ante los entes obligados en la materia
Esta Ley aspira a brindar mayores beneficios que costos para las personas; seguridad jurídica que propicie la claridad de derechos y obligaciones, a fijar objetivos claros, concretos y bien definidos y a lograr la coherencia y armonización de las disposiciones que integran el marco regulatorio nacional. En el foro legislativo que se realizó en febrero pasado, diversas voces se expresaron por la simplificación y no duplicidad en la emisión de regulaciones, trámites y servicios, por una accesibilidad tecnológica; por la prevención razonable y gestión de riesgos.
Se plantea establecer el Catálogo Nacional de Regulaciones, trámites y Servicios, el cual es una herramienta tecnológica que tiene como finalidad compilar, a nivel nacional, las regulaciones, trámites y servicios, para dar seguridad jurídica a las personas y a los servidores públicos.
Esta nueva ley contribuye a la transparencia y rendición de cuentas, al fomento a la competitividad y el empleo y la promoción de la libre concurrencia y competencia económica, así como del funcionamiento eficiente de los mercados. La mejora regulatoria, nuestro acervo.