/ miércoles 12 de febrero de 2020

¿Y si en realidad el cáncer tiene cura?

Hace unas semanas estaba viendo mis redes sociales como habitualmente lo hago, no pasaba nada interesante, cuando de repente vi una noticia en una página reconocida, la cual llamó mi atención al instante, algo que de resultar cierto puede significar un gran avance en la ciencia médica, el equivalente al “Eureka” de Arquímedes, algo que todos los discípulos de Hipócrates han estado buscando durante años.

La nota lleva como título: “Por error, descubren potencial cura contra el cáncer”, y al momento comencé a leerla, junto con otras que investigué respecto al tema, nos dicen que un grupo de científicos en Londres, por error, descubrieron un nuevo tipo de célula T, estas células son creadas en la medula ósea, que posteriormente pasan a madurar en el timo, un órgano linfoide, esto quiere decir que está presente dentro del sistema linfático, y ayudan a nuestro sistema inmunitario adaptativo; este sistema básicamente es un conjunto de procesos y estructuras biológicas que ayudan a mantener la homeostasis, o dicho de otra forma, un equilibrio tanto interno como externo frente a agresiones físicas, ya sean naturales (agentes patógenos), físico-químicas (contaminantes o agentes radioactivos), o de tipo interno (cáncer o patologías autoinmunes).

Según lo analizado, estas células son capaces de poder atacar a las cancerosas y lo más increíble es que pueden diferenciarlas de las sanas, siendo que lo más sorprendente de todo es el saber que estas células tipo T pueden erradicar a las cancerosas y de cierto modo proteger a las sanas, si esto resultar algo verídico, estaríamos observando el resultado de una de las búsquedas más comunes en la medicina, algo que se ha investigado durante años y que inclusive médicos dediquen toda su carrera a encontrar una posible cura, ya que los métodos actuales para atacar el cáncer si bien resultan en ciertos casos ser favorables, no son completamente efectivos, tanto las quimio como radioterapias lo que hacen es quemar el tumor por medio de radiación y esto termina afectando demasiado al paciente destrozándolo física y emocionalmente.

Es por eso, que jóvenes como nosotros que tenemos la oportunidad de ser una generación que interactúa con la tecnología, no debemos perder de vista la vinculación de ésta con la ciencia, en este caso, la ciencia médica. Pues nos tocará a nosotros concretar estos avances que permitan mejorar la vida humana.

Y es de suma importancia tenerlo en cuenta, pues un estudio de la OMS revela que en este año 2020 los casos podrían aumentar hasta en un 60%, hablo de cifras de millones de personas al año muriendo a causa de esta terrible enfermedad.

Por el momento, lo único que nos queda es esperar que esto sea completamente cierto, estoy seguro que no soy el único que lo quiere. Solo nos queda aguardar en nuestras casas que sea confirmada esta posible cura, y si me lo preguntan, este grupo de científicos deberían ser merecedores de uno de los premios más reconocidos en toda la historia, hablo del Premio Nobel.

Hace unas semanas estaba viendo mis redes sociales como habitualmente lo hago, no pasaba nada interesante, cuando de repente vi una noticia en una página reconocida, la cual llamó mi atención al instante, algo que de resultar cierto puede significar un gran avance en la ciencia médica, el equivalente al “Eureka” de Arquímedes, algo que todos los discípulos de Hipócrates han estado buscando durante años.

La nota lleva como título: “Por error, descubren potencial cura contra el cáncer”, y al momento comencé a leerla, junto con otras que investigué respecto al tema, nos dicen que un grupo de científicos en Londres, por error, descubrieron un nuevo tipo de célula T, estas células son creadas en la medula ósea, que posteriormente pasan a madurar en el timo, un órgano linfoide, esto quiere decir que está presente dentro del sistema linfático, y ayudan a nuestro sistema inmunitario adaptativo; este sistema básicamente es un conjunto de procesos y estructuras biológicas que ayudan a mantener la homeostasis, o dicho de otra forma, un equilibrio tanto interno como externo frente a agresiones físicas, ya sean naturales (agentes patógenos), físico-químicas (contaminantes o agentes radioactivos), o de tipo interno (cáncer o patologías autoinmunes).

Según lo analizado, estas células son capaces de poder atacar a las cancerosas y lo más increíble es que pueden diferenciarlas de las sanas, siendo que lo más sorprendente de todo es el saber que estas células tipo T pueden erradicar a las cancerosas y de cierto modo proteger a las sanas, si esto resultar algo verídico, estaríamos observando el resultado de una de las búsquedas más comunes en la medicina, algo que se ha investigado durante años y que inclusive médicos dediquen toda su carrera a encontrar una posible cura, ya que los métodos actuales para atacar el cáncer si bien resultan en ciertos casos ser favorables, no son completamente efectivos, tanto las quimio como radioterapias lo que hacen es quemar el tumor por medio de radiación y esto termina afectando demasiado al paciente destrozándolo física y emocionalmente.

Es por eso, que jóvenes como nosotros que tenemos la oportunidad de ser una generación que interactúa con la tecnología, no debemos perder de vista la vinculación de ésta con la ciencia, en este caso, la ciencia médica. Pues nos tocará a nosotros concretar estos avances que permitan mejorar la vida humana.

Y es de suma importancia tenerlo en cuenta, pues un estudio de la OMS revela que en este año 2020 los casos podrían aumentar hasta en un 60%, hablo de cifras de millones de personas al año muriendo a causa de esta terrible enfermedad.

Por el momento, lo único que nos queda es esperar que esto sea completamente cierto, estoy seguro que no soy el único que lo quiere. Solo nos queda aguardar en nuestras casas que sea confirmada esta posible cura, y si me lo preguntan, este grupo de científicos deberían ser merecedores de uno de los premios más reconocidos en toda la historia, hablo del Premio Nobel.

miércoles 12 de febrero de 2020

¿Y si en realidad el cáncer tiene cura?