/ miércoles 20 de octubre de 2021

Por y para nuestros jóvenes

Durante toda mi trayectoria política, como servidora pública y hasta en el ámbito privado, he tenido la fortuna de rodearme de gente joven que, con su capacidad, su visión fresca y su compromiso inyectan una vitalidad particular a cada encomienda que he tenido frente a mí. Algunos profesionistas, algunos otros no, pero todas y todos con un deseo enorme de superarse como sucede a esa edad en que queremos forjarnos un destino sólido.

Lamentablemente a las y los jóvenes se le ha dejado a la deriva, la falta de apoyos y de una base sólida para el desarrollo profesional, académico, laboral y de vida en general, será una circunstancia que, tarde o temprano, terminará recalando en una situación desfavorable para nuestro país, ya que en el desarrollo juvenil se encuentra la solides de una economía y de todos los aspectos sociales que abarcan a una nación.

Lejos de la visión benefactora que otorgue recursos a diestra y siniestra sin saber si llega a las y los destinatarios, es urgente contar con políticas públicas inclusivas que incluyan a jóvenes sin importar el proyecto de vida que tengan. Esto quiere decir que tenemos que entregar tanto propuestas educativas, como alternativas laborales dignas y, sobretodo, un entorno sano y libre de violencia que les permita transitar por las calles con la tranquilidad de estar seguros en todos los aspectos.

La idea de capacitar a jóvenes y apoyarlos con una beca y, al mismo tiempo, pedir la transmisión de conocimientos de empleadores, resultaba atractiva, sin embargo, se pueden tener acciones de fondo que propicien el desarrollo y no sólo el bienestar inmediato y pasajero..

Hoy, en un momento histórico en que la violencia ha hecho presa a nuestro querido México, debemos rescatar al sector juvenil para sentar bases en el mediano plazo a fin de que las tentaciones del crimen organizado no les alcance porque tienen alternativas de vida dignas y suficientes para ellas, ellos y sus familias.

Debemos reimpulsar el apoyo de becas científicas en el entendido de la enorme capacidad que tienen nuestros jóvenes mexicanos, debido a que en la apertura de puertas a nivel internacional se acude directamente a nuestro país para reclutar talentos. En ese mismo sentido el apoyo a las universidades y a la educación en general debe traducirse en más recursos bien pensados, de tal forma que el acceso a una carrera académica sea una elección y no un obstáculo.

De la misma manera, requerimos un análisis legal que nos lleve a reformas en materia fiscal y materia laboral para generar incentivos que propicien la contratación de jóvenes, la simplificación de obligaciones fiscales y, desde luego, salarios dignos que sirvan para tener un futuro tranquilo y suficiente para sus familias.

El impulso del deporte, de las actividades culturales y científicas, debe ser más claro, enérgico y con recursos suficientes porque ello sentará las bases para una sociedad funcional, menos violenta y atenta a la prevención del delito al darles un piso mínimo a quienes empiezan con su vida.

El compromiso con los jóvenes no debe ser propio de un solo grupo, legislador o área gubernamental. Debe ser una visión integral porque sólo a través del tesoro de nuestra juventud devolveremos la paz y la grandeza al pueblo de México.

Durante toda mi trayectoria política, como servidora pública y hasta en el ámbito privado, he tenido la fortuna de rodearme de gente joven que, con su capacidad, su visión fresca y su compromiso inyectan una vitalidad particular a cada encomienda que he tenido frente a mí. Algunos profesionistas, algunos otros no, pero todas y todos con un deseo enorme de superarse como sucede a esa edad en que queremos forjarnos un destino sólido.

Lamentablemente a las y los jóvenes se le ha dejado a la deriva, la falta de apoyos y de una base sólida para el desarrollo profesional, académico, laboral y de vida en general, será una circunstancia que, tarde o temprano, terminará recalando en una situación desfavorable para nuestro país, ya que en el desarrollo juvenil se encuentra la solides de una economía y de todos los aspectos sociales que abarcan a una nación.

Lejos de la visión benefactora que otorgue recursos a diestra y siniestra sin saber si llega a las y los destinatarios, es urgente contar con políticas públicas inclusivas que incluyan a jóvenes sin importar el proyecto de vida que tengan. Esto quiere decir que tenemos que entregar tanto propuestas educativas, como alternativas laborales dignas y, sobretodo, un entorno sano y libre de violencia que les permita transitar por las calles con la tranquilidad de estar seguros en todos los aspectos.

La idea de capacitar a jóvenes y apoyarlos con una beca y, al mismo tiempo, pedir la transmisión de conocimientos de empleadores, resultaba atractiva, sin embargo, se pueden tener acciones de fondo que propicien el desarrollo y no sólo el bienestar inmediato y pasajero..

Hoy, en un momento histórico en que la violencia ha hecho presa a nuestro querido México, debemos rescatar al sector juvenil para sentar bases en el mediano plazo a fin de que las tentaciones del crimen organizado no les alcance porque tienen alternativas de vida dignas y suficientes para ellas, ellos y sus familias.

Debemos reimpulsar el apoyo de becas científicas en el entendido de la enorme capacidad que tienen nuestros jóvenes mexicanos, debido a que en la apertura de puertas a nivel internacional se acude directamente a nuestro país para reclutar talentos. En ese mismo sentido el apoyo a las universidades y a la educación en general debe traducirse en más recursos bien pensados, de tal forma que el acceso a una carrera académica sea una elección y no un obstáculo.

De la misma manera, requerimos un análisis legal que nos lleve a reformas en materia fiscal y materia laboral para generar incentivos que propicien la contratación de jóvenes, la simplificación de obligaciones fiscales y, desde luego, salarios dignos que sirvan para tener un futuro tranquilo y suficiente para sus familias.

El impulso del deporte, de las actividades culturales y científicas, debe ser más claro, enérgico y con recursos suficientes porque ello sentará las bases para una sociedad funcional, menos violenta y atenta a la prevención del delito al darles un piso mínimo a quienes empiezan con su vida.

El compromiso con los jóvenes no debe ser propio de un solo grupo, legislador o área gubernamental. Debe ser una visión integral porque sólo a través del tesoro de nuestra juventud devolveremos la paz y la grandeza al pueblo de México.

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 01 de diciembre de 2021

Responsabilidad urgente

Nuvia Mayorga

miércoles 03 de noviembre de 2021

Nuestro trato con la muerte

Nuvia Mayorga

miércoles 27 de octubre de 2021

La mayoría que da la espalda

Nuvia Mayorga

miércoles 20 de octubre de 2021

Por y para nuestros jóvenes

Nuvia Mayorga

miércoles 06 de octubre de 2021

Mi lucha por las mujeres

Nuvia Mayorga

miércoles 29 de septiembre de 2021

Educar es erradicar la violencia

Nuvia Mayorga

Cargar Más