/ sábado 28 de noviembre de 2020

Plagio. La novela de Héctor Aguilar Camín

“ En el fondo el plagio es una forma sincera de la admiración literaria”: Héctor Aguilar Camín. Plagio; una novela en donde el personaje parado en un fango, se hunde a más no poder. Es un libro lleno de agobios. Un ser con dos vidas, la pública y la privada. Ambas se unen y no sabe cómo sucedió esa unión y, cuando todo se quiebra, tampoco sabe cómo romper esa dualidad. Unos días en la vida de un escritor cultural, que utiliza el andamiaje de otros novelistas para realizar sus trabajos. Un plagiario. «Fue así como me hice escritor, copiando con humildad y reescribiendo con soberbia las cosas que admiraba», anota.

Envidia, amor, celos, miedo, angustia, la gloria y el infierno, todo junto en una semana de vida de este personaje. Inicia esta novela con una grata noticia en reconocimiento a su talento. El lunes le informan que se había ganado un premio literario. Luego todo cruje. Es acusado de plagiario. 48 horas más tarde, los señalamientos crecen, ¡un escándalo! Sus amigos se van alejando, su poder va disminuyendo y la culpa le crece como una giba. Pasan los días y la grey cultural se une en su contra. Piden que devuelva al pueblo lo robado y que abandone su cargo en la dependencia pública en la cual trabaja. Accede a ambas cosas. Espera un golpe de suerte, pero el tornado en el que está envuelto, le da más desventuras.

Una de las complotistas es su mujer. Suya, por el amor que le tiene, aunque ella ya ama a otra persona. Su esposa ama a un hombre que él aborrece y que luego se da cuenta que también admira por sus escritos… y a la vez envidia, porque le ha arrebatado a su esposa. Esa misma semana, le confiesa –dolido- a su mujer, que desea ver a su rival y complotista “muerto a cuchilladas”. Las desgracias continúan. El amante amanece muerto así, acuchillado.

El plagiario sabe que él no es responsable del homicidio, pero en la bruma del temor y la mente obnubilada, duda entre sus verdades y no recuerda si lo mató o no. Aparece la policía. Lo investigan y no tiene una explicación coherente entre la realidad y sus sensaciones. Un caleidoscopio de emociones se desarrolla de manera vertiginosa en esta novela de Héctor Aguilar Camín. Todo esto requiere una explicación. El plagiario aclara todo al contar sus vicisitudes en esta novela: Plagio.

“ En el fondo el plagio es una forma sincera de la admiración literaria”: Héctor Aguilar Camín. Plagio; una novela en donde el personaje parado en un fango, se hunde a más no poder. Es un libro lleno de agobios. Un ser con dos vidas, la pública y la privada. Ambas se unen y no sabe cómo sucedió esa unión y, cuando todo se quiebra, tampoco sabe cómo romper esa dualidad. Unos días en la vida de un escritor cultural, que utiliza el andamiaje de otros novelistas para realizar sus trabajos. Un plagiario. «Fue así como me hice escritor, copiando con humildad y reescribiendo con soberbia las cosas que admiraba», anota.

Envidia, amor, celos, miedo, angustia, la gloria y el infierno, todo junto en una semana de vida de este personaje. Inicia esta novela con una grata noticia en reconocimiento a su talento. El lunes le informan que se había ganado un premio literario. Luego todo cruje. Es acusado de plagiario. 48 horas más tarde, los señalamientos crecen, ¡un escándalo! Sus amigos se van alejando, su poder va disminuyendo y la culpa le crece como una giba. Pasan los días y la grey cultural se une en su contra. Piden que devuelva al pueblo lo robado y que abandone su cargo en la dependencia pública en la cual trabaja. Accede a ambas cosas. Espera un golpe de suerte, pero el tornado en el que está envuelto, le da más desventuras.

Una de las complotistas es su mujer. Suya, por el amor que le tiene, aunque ella ya ama a otra persona. Su esposa ama a un hombre que él aborrece y que luego se da cuenta que también admira por sus escritos… y a la vez envidia, porque le ha arrebatado a su esposa. Esa misma semana, le confiesa –dolido- a su mujer, que desea ver a su rival y complotista “muerto a cuchilladas”. Las desgracias continúan. El amante amanece muerto así, acuchillado.

El plagiario sabe que él no es responsable del homicidio, pero en la bruma del temor y la mente obnubilada, duda entre sus verdades y no recuerda si lo mató o no. Aparece la policía. Lo investigan y no tiene una explicación coherente entre la realidad y sus sensaciones. Un caleidoscopio de emociones se desarrolla de manera vertiginosa en esta novela de Héctor Aguilar Camín. Todo esto requiere una explicación. El plagiario aclara todo al contar sus vicisitudes en esta novela: Plagio.

ÚLTIMASCOLUMNAS
sábado 16 de enero de 2021

PEDRO MORENO

PASO A DESNIVEL

David Cárdenas

domingo 27 de diciembre de 2020

Columna Paso a desnivel

Somos palabra…

David Cárdenas

sábado 28 de noviembre de 2020

Plagio. La novela de Héctor Aguilar Camín

PASO A DESNIVEL

David Cárdenas

sábado 07 de noviembre de 2020

Rafael, a 500 años de su muerte

PASO A DESNIVEL

David Cárdenas

Cargar Más