/ sábado 19 de junio de 2021

Otilio Montaño, el zapatista fusilado por el zapatismo

PASO A DESNIVEL


“Muero para satisfacer venganzas mezquinas y ambiciones miserables”. Fue lo último que escribió.

Nació la Villa de Ayala, Morelos el 13 de diciembre de 1877.

Realizó sus estudios primarios en la ciudad de Cuautla.

Al concluir estos estudios, comenzó a trabajar como maestro en la escuela de Tepalcingo.

En Villa de Ayala se incorporó a los revolucionarios.

El 11 de marzo de 1911, Torres Burgos en Villa de Ayala leyó el Plan de San Luis. Otilio Montaño gritó “¡Abajo las Haciendas y Vivan los Pueblos!”.

En 1911, el Gobierno de León de la Barra trató de aniquilar al zapatismo. Montaño colaboró y logró que Zapata conferenciara con Francisco I. Madero tratando de limar asperezas.

Cuando Zapata supo que el gobierno no cumpliría con los acuerdos, instruyó a Otilio Montaño y al Gral. José Trinidad Ruiz, redactaran un plan en el cual se le aclarara, su propósito de redistribuir la tierra a los campesinos.

Estaba próxima la toma de posesión de Madero. Quién tampoco cumplió su promesa. Zapata reiteró las instrucciones para que se procediera a dar a conocer el Plan formulado.

Zapata proclamó el Plan de Ayala, y Otilio Montaño leyó el documento.

Después de la muerte de Madero y Pino Suárez. Huerta se hizo del poder.

Luego de derrocar al gobierno huertista, Montaño fue designado para presidir la delegación zapatista que concurrió a la Convención de Aguascalientes en 1914; no acudió, y se nombró en su lugar al periodista Paulino Martínez.

Más tarde, los zapatistas rompieron con Carranza, pues no reconoció los acuerdos de la Convención.

En 1916, las fuerzas carrancistas invadieron el estado de Morelos, y trataron de atraerse a los principales jefes zapatistas hacia el gobierno.

Las fuerzas de Carranza a fines de 1916 aprehendieron a un correo que llevaba documentos comprometedores para el divisionario Francisco Pacheco.

Las cartas llegaron a Zapata, y el general Pacheco fue fusilado el 1o. de enero de 1917, en Miacatlán. Esa misma documentación sirvió para enjuiciar a Montaño.

Capturaron a Otilio Montaño; Manuel Palafox, y Soto y Gama, y pidieron su condena.

Emiliano Zapata reunió una corte marcial. Zapata dijo que le perdonaría cualquier delito, menos la traición.

El Tribunal lo declaró culpable.

Otilio Montaño escribió su “Testamento Político”; aseguró que Zapata había tenido “la debilidad de que sus enemigos lo destruyeran”, firmó su sentencia, y se despidió de su familia.

El mismo día, 18 de mayo de 1917, fue ejecutado por un pelotón de fusilamiento en Tlaltizapán.

PASO A DESNIVEL


“Muero para satisfacer venganzas mezquinas y ambiciones miserables”. Fue lo último que escribió.

Nació la Villa de Ayala, Morelos el 13 de diciembre de 1877.

Realizó sus estudios primarios en la ciudad de Cuautla.

Al concluir estos estudios, comenzó a trabajar como maestro en la escuela de Tepalcingo.

En Villa de Ayala se incorporó a los revolucionarios.

El 11 de marzo de 1911, Torres Burgos en Villa de Ayala leyó el Plan de San Luis. Otilio Montaño gritó “¡Abajo las Haciendas y Vivan los Pueblos!”.

En 1911, el Gobierno de León de la Barra trató de aniquilar al zapatismo. Montaño colaboró y logró que Zapata conferenciara con Francisco I. Madero tratando de limar asperezas.

Cuando Zapata supo que el gobierno no cumpliría con los acuerdos, instruyó a Otilio Montaño y al Gral. José Trinidad Ruiz, redactaran un plan en el cual se le aclarara, su propósito de redistribuir la tierra a los campesinos.

Estaba próxima la toma de posesión de Madero. Quién tampoco cumplió su promesa. Zapata reiteró las instrucciones para que se procediera a dar a conocer el Plan formulado.

Zapata proclamó el Plan de Ayala, y Otilio Montaño leyó el documento.

Después de la muerte de Madero y Pino Suárez. Huerta se hizo del poder.

Luego de derrocar al gobierno huertista, Montaño fue designado para presidir la delegación zapatista que concurrió a la Convención de Aguascalientes en 1914; no acudió, y se nombró en su lugar al periodista Paulino Martínez.

Más tarde, los zapatistas rompieron con Carranza, pues no reconoció los acuerdos de la Convención.

En 1916, las fuerzas carrancistas invadieron el estado de Morelos, y trataron de atraerse a los principales jefes zapatistas hacia el gobierno.

Las fuerzas de Carranza a fines de 1916 aprehendieron a un correo que llevaba documentos comprometedores para el divisionario Francisco Pacheco.

Las cartas llegaron a Zapata, y el general Pacheco fue fusilado el 1o. de enero de 1917, en Miacatlán. Esa misma documentación sirvió para enjuiciar a Montaño.

Capturaron a Otilio Montaño; Manuel Palafox, y Soto y Gama, y pidieron su condena.

Emiliano Zapata reunió una corte marcial. Zapata dijo que le perdonaría cualquier delito, menos la traición.

El Tribunal lo declaró culpable.

Otilio Montaño escribió su “Testamento Político”; aseguró que Zapata había tenido “la debilidad de que sus enemigos lo destruyeran”, firmó su sentencia, y se despidió de su familia.

El mismo día, 18 de mayo de 1917, fue ejecutado por un pelotón de fusilamiento en Tlaltizapán.

ÚLTIMASCOLUMNAS
sábado 10 de julio de 2021

Los tankas de Mitsuko Kasuga

PASO A DESNIVEL

David Cárdenas

sábado 03 de julio de 2021

El Desierto de los Leones

PASO A DESNIVEL

David Cárdenas

sábado 26 de junio de 2021

Catharina de San Juan, La China Poblana

PASO A DESNIVEL

David Cárdenas

sábado 12 de junio de 2021

Carlos Mérida, pintor y muralista

PASO A DESNIVEL

David Cárdenas

sábado 05 de junio de 2021

Ikram Antaki Akel

PASO A DESNIVEL

David Cárdenas

sábado 29 de mayo de 2021

Genovevo de la O

PASO A DESNIVEL

David Cárdenas

sábado 22 de mayo de 2021

El hijo del Siervo de la Nación

PASO A DESNIVEL

David Cárdenas

Cargar Más