/ sábado 25 de julio de 2020

Manuel Tolsá, arquitecto que impuso un nuevo estilo

Los monumentos son parte de la memoria histórica. Son archivos pétreos que nos hablan de un momento particular y que, al paso de los años, han sido referencia y motivo de admiración del talento de sus creadores. Tal es el caso de la obra de Manuel Tolsá. Escultor nacido en Enguera, Valencia, el 4 de mayo de 1757. Llegó a la Nueva España en el año de 1791. El artista tuvo la encomienda de ser director de escultura de la Academia de San Carlos. Su tarea didáctica fue complementada con su labor escultórica.

Ejemplo de ello son El Palacio de Minería, la conclusión de la Catedral de México, el Museo de San Carlos, la escultura de Carlos IV -mejor conocida como “El Caballito”- y, el altar mayor de la iglesia de La Profesa, ahí se celebró en 1820 la llamada Conspiración de la Profesa, que dio vida al ideal y conclusión de la independencia de México; asimismo –Tolsá- diseño los planos del Hospicio Cabañas construido en Jalisco, a instancias del obispo Juan Ruiz de Cabañas y Crespo.

Manuel Tolsá también supervisó obras de ingeniaría civil, diseñó muebles, realizó trabajos de fundición y siendo un artista incansable logró amalgamar la tradición en el diseño de España y el mestizaje de América. Tolsá impulsó en sus alumnos la estética y el buen gusto por destacar la esencia de la raíz cultural del continente americano. Varias de sus obras le valieron el reconocimiento de los más conocedores urbanistas, artistas, escultores y la sociedad entera.

Desde su llegada, Manuel Tolsá vivió siempre en la Ciudad de México, y estuvo dedicado por completo a su trabajo como arquitecto y escultor y, a sus labores de docencia en San Carlos. A los pocos años de su llegada, en 1794, contrajo nupcias con una dama veracruzana, Luisa Sanz Girón, con quien procreó nueve hijos. Su labor le propició sólidas relaciones con la aristocracia y con el alto clero, recibiendo importantes encargos de la sociedad civil, religiosa y, de la clase gubernamental.

Después de una amplia y fecunda labor, Manuel Tolsá murió en la navidad del 24 de diciembre de 1816. Por su estilo, tesón y actividad en diferentes campos de las artes y el diseño, aunado a ser el arquitecto de mayor influencia en la Colonia, se llegó a denominar el estilo neoclásico, como el estilo Tolsá. Manuel Tolsá. Un hombre que llegó de ultramar, que plasmó e influyó con su obra a la arquitectura en México y que contribuyó a que el Barón de Humboldt, sintetizaría en llamar a la Ciudad de México, La Ciudad de los Palacios.

Los monumentos son parte de la memoria histórica. Son archivos pétreos que nos hablan de un momento particular y que, al paso de los años, han sido referencia y motivo de admiración del talento de sus creadores. Tal es el caso de la obra de Manuel Tolsá. Escultor nacido en Enguera, Valencia, el 4 de mayo de 1757. Llegó a la Nueva España en el año de 1791. El artista tuvo la encomienda de ser director de escultura de la Academia de San Carlos. Su tarea didáctica fue complementada con su labor escultórica.

Ejemplo de ello son El Palacio de Minería, la conclusión de la Catedral de México, el Museo de San Carlos, la escultura de Carlos IV -mejor conocida como “El Caballito”- y, el altar mayor de la iglesia de La Profesa, ahí se celebró en 1820 la llamada Conspiración de la Profesa, que dio vida al ideal y conclusión de la independencia de México; asimismo –Tolsá- diseño los planos del Hospicio Cabañas construido en Jalisco, a instancias del obispo Juan Ruiz de Cabañas y Crespo.

Manuel Tolsá también supervisó obras de ingeniaría civil, diseñó muebles, realizó trabajos de fundición y siendo un artista incansable logró amalgamar la tradición en el diseño de España y el mestizaje de América. Tolsá impulsó en sus alumnos la estética y el buen gusto por destacar la esencia de la raíz cultural del continente americano. Varias de sus obras le valieron el reconocimiento de los más conocedores urbanistas, artistas, escultores y la sociedad entera.

Desde su llegada, Manuel Tolsá vivió siempre en la Ciudad de México, y estuvo dedicado por completo a su trabajo como arquitecto y escultor y, a sus labores de docencia en San Carlos. A los pocos años de su llegada, en 1794, contrajo nupcias con una dama veracruzana, Luisa Sanz Girón, con quien procreó nueve hijos. Su labor le propició sólidas relaciones con la aristocracia y con el alto clero, recibiendo importantes encargos de la sociedad civil, religiosa y, de la clase gubernamental.

Después de una amplia y fecunda labor, Manuel Tolsá murió en la navidad del 24 de diciembre de 1816. Por su estilo, tesón y actividad en diferentes campos de las artes y el diseño, aunado a ser el arquitecto de mayor influencia en la Colonia, se llegó a denominar el estilo neoclásico, como el estilo Tolsá. Manuel Tolsá. Un hombre que llegó de ultramar, que plasmó e influyó con su obra a la arquitectura en México y que contribuyó a que el Barón de Humboldt, sintetizaría en llamar a la Ciudad de México, La Ciudad de los Palacios.

ÚLTIMASCOLUMNAS