limit user

  / viernes 22 de marzo de 2019

Los políticos

Integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) obstruyeron el trabajo de los diputados federales para evitar que aprobaran la nueva reforma educativa, ahora impulsada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, por considerar que atenta contra sus derechos laborales. Y exigieron ser escuchados y tomados en cuenta.

Se trata de una organización magisterial menor en tamaño y representatividad que el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). La Coordinadora es una minoría dentro de nuestra sociedad, y aunque tenga o no la razón, merece respeto y ser escuchada.

Seguramente por ello el jefe del Ejecutivo federal se pronunció a favor del diálogo, del debate. Sabe que en una democracia todas las voces cuentan y no es correcto imponer una mayoría numérica para aplastar al de enfrente. Lo procedente es dialogar y buscar consensos encaminados al bien común.

Cuando se es mayoría en un Congreso, también se representa a la minoría, a esa parte de la población que dio su voto a otra fuerza política, pero que tiene los mismos derechos que quienes sufragaron por la mayoría.

Esto viene a relación, porque pareciera que las y los diputados de Morena en Hidalgo están pensando que, como son mayoría, nadie debiera objetar o señalar lo que hacen. Ya la diputada Jajaira Aceves nos dijo en una entrevista que ha sido ignorada por una mayoría que se siente dueña del Congreso local y no escucha a nadie.

Los morenistas deben tomar en cuenta que encabezar los órganos de gobierno y gestionar recursos son tareas importantes, pero lo medular de su encomienda es cuidar que el marco legal que nos rige como estado esté acorde a la realidad que vivimos los hidalguenses.

Los legisladores deben cumplir la tarea para la cual fueron electos y no enfocar todas sus baterías a la intención de evitar que el próximo gobernador de Hidalgo sea priista. No se elige a un legislador para eso. Esa tarea le corresponde a los partidos políticos.

Y mencionamos esto, porque en un documento el grupo parlamentario de Morena afirmó lo siguiente: “Seguiremos avanzando en el proceso organizativo que pondrá fin a más de 70 años sin alternancia política en Hidalgo…”.

Dicen además, que el gobernador del estado pretende engañar al presidente López Obrador, acusándolos de haber creado una bolsa de recursos para fines políticos.

Se quejan de que el mandatario estatal les quiere “carrancear” 750 millones de pesos, dinero que dicho por los propios legisladores de Morena, servirá para obras públicas en diferentes municipios, que han sido elegidos por ellos mismos.

Nos parece que para engañar al presidente de México se necesita mucho más que eso. Si piensan que es muy sencillo engañarlo, entonces no lo conocen bien.

En consecuencia, suponemos que cuando afirmaron eso, los morenistas buscaban un impacto mediático. Eso los justificaría.

Pero nos parece que les ayudaría más mostrar la lista de las obras para las cuales reservaron dichos recursos, para saber de qué se tratan y en dónde se llevarán a cabo, porque hoy las dudas son muchas: ¿Esas obras son las que se requieren con prioridad en el estado? ¿Están pensadas como parte del desarrollo integral de los municipios, regiones y del estado en su conjunto? ¿Son las mismas que ya se iniciaron y que, a decir del Consejo Coordinador Empresarial en Hidalgo, podrían quedar inconclusas? ¿Realmente fueron etiquetadas? ¿Fueron acordadas con los gobiernos municipales y el estatal?

Quizá responder estas preguntas y otras más ayudaría a tener claridad del asunto. Tal vez les está fallando la estrategia de comunicación. Pero la Legislatura es muy joven aún. Estrategia es lo que se requiere, y siempre acompañada de diálogo y respeto para que no ocurra otra crisis como la que se suscitó cuando la mayoría no estuvo de acuerdo en que las minorías unidas decidieran quién presidiría la Junta de Gobierno.

El diálogo es fundamental para encontrar las coincidencias, los consensos y superar las diferencias; hay que respetar los contrapesos y la decisión de los electores.

Hasta los integrantes de la CNTE que se plantaron en torno al Palacio Legislativo de San Lázaro, en la CDMX, dialogaron y aceptaron retirar su planton.

Integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) obstruyeron el trabajo de los diputados federales para evitar que aprobaran la nueva reforma educativa, ahora impulsada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, por considerar que atenta contra sus derechos laborales. Y exigieron ser escuchados y tomados en cuenta.

Se trata de una organización magisterial menor en tamaño y representatividad que el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). La Coordinadora es una minoría dentro de nuestra sociedad, y aunque tenga o no la razón, merece respeto y ser escuchada.

Seguramente por ello el jefe del Ejecutivo federal se pronunció a favor del diálogo, del debate. Sabe que en una democracia todas las voces cuentan y no es correcto imponer una mayoría numérica para aplastar al de enfrente. Lo procedente es dialogar y buscar consensos encaminados al bien común.

Cuando se es mayoría en un Congreso, también se representa a la minoría, a esa parte de la población que dio su voto a otra fuerza política, pero que tiene los mismos derechos que quienes sufragaron por la mayoría.

Esto viene a relación, porque pareciera que las y los diputados de Morena en Hidalgo están pensando que, como son mayoría, nadie debiera objetar o señalar lo que hacen. Ya la diputada Jajaira Aceves nos dijo en una entrevista que ha sido ignorada por una mayoría que se siente dueña del Congreso local y no escucha a nadie.

Los morenistas deben tomar en cuenta que encabezar los órganos de gobierno y gestionar recursos son tareas importantes, pero lo medular de su encomienda es cuidar que el marco legal que nos rige como estado esté acorde a la realidad que vivimos los hidalguenses.

Los legisladores deben cumplir la tarea para la cual fueron electos y no enfocar todas sus baterías a la intención de evitar que el próximo gobernador de Hidalgo sea priista. No se elige a un legislador para eso. Esa tarea le corresponde a los partidos políticos.

Y mencionamos esto, porque en un documento el grupo parlamentario de Morena afirmó lo siguiente: “Seguiremos avanzando en el proceso organizativo que pondrá fin a más de 70 años sin alternancia política en Hidalgo…”.

Dicen además, que el gobernador del estado pretende engañar al presidente López Obrador, acusándolos de haber creado una bolsa de recursos para fines políticos.

Se quejan de que el mandatario estatal les quiere “carrancear” 750 millones de pesos, dinero que dicho por los propios legisladores de Morena, servirá para obras públicas en diferentes municipios, que han sido elegidos por ellos mismos.

Nos parece que para engañar al presidente de México se necesita mucho más que eso. Si piensan que es muy sencillo engañarlo, entonces no lo conocen bien.

En consecuencia, suponemos que cuando afirmaron eso, los morenistas buscaban un impacto mediático. Eso los justificaría.

Pero nos parece que les ayudaría más mostrar la lista de las obras para las cuales reservaron dichos recursos, para saber de qué se tratan y en dónde se llevarán a cabo, porque hoy las dudas son muchas: ¿Esas obras son las que se requieren con prioridad en el estado? ¿Están pensadas como parte del desarrollo integral de los municipios, regiones y del estado en su conjunto? ¿Son las mismas que ya se iniciaron y que, a decir del Consejo Coordinador Empresarial en Hidalgo, podrían quedar inconclusas? ¿Realmente fueron etiquetadas? ¿Fueron acordadas con los gobiernos municipales y el estatal?

Quizá responder estas preguntas y otras más ayudaría a tener claridad del asunto. Tal vez les está fallando la estrategia de comunicación. Pero la Legislatura es muy joven aún. Estrategia es lo que se requiere, y siempre acompañada de diálogo y respeto para que no ocurra otra crisis como la que se suscitó cuando la mayoría no estuvo de acuerdo en que las minorías unidas decidieran quién presidiría la Junta de Gobierno.

El diálogo es fundamental para encontrar las coincidencias, los consensos y superar las diferencias; hay que respetar los contrapesos y la decisión de los electores.

Hasta los integrantes de la CNTE que se plantaron en torno al Palacio Legislativo de San Lázaro, en la CDMX, dialogaron y aceptaron retirar su planton.

lunes 22 de julio de 2019

Aquí los políticos

viernes 19 de julio de 2019

Aquí los políticos

miércoles 17 de julio de 2019

Aquí los políticos

lunes 15 de julio de 2019

Aquí los políticos