/ miércoles 12 de junio de 2019

La crisis que se avecina

Hace algunos meses ya lo habíamos advertido, la distancia de las actuales decisiones de gobierno respecto a la realidad económica mundial podría generar un impacto seriamente negativo en las finanzas y el desarrollo económico de nuestro país. La respuesta de la actual administración fue el desdén y la burla para el trabajo de las calificadoras.

En días pasados, dos de las calificadoras más importantes de todo el mundo rebajaron la nota crediticia de México a niveles negativos, provocando la calidad de sus bonos como “basura”, respecto a la capacidad del país para afrontar sus compromisos de deuda frente a organismos e instituciones privadas a nivel internacional.

Las calificaciones que emiten estas agencias a nivel internacional son una opinión respecto a la habilidad y la voluntad de pago que tiene una empresa, para afrontar sus obligaciones financieras o deuda en tiempo y forma. Una calificación crediticia, es el puntaje que una agencia internacional, neutra y sin intereses particulares en los países, otorga a personas, empresas y, desde luego, a gobiernos.

Esa calificación deriva de un análisis profundo estimativo que hace la calificadora con base en diversos aspectos, como el historial crediticio y la capacidad de devolver el préstamo en función de los activos y pasivos que tenga. Además, con base en dicho análisis, se determina la capacidad de la empresa o gobierno para generar flujos financieros, beneficios, volumen de endeudamiento y, en el caso de los gobiernos de los países, el crecimiento a mediano o largo plazo proyectado.

La forma en que se llegan a esas conclusiones, en concreto a esas calificaciones, implica una metodología estandarizada con la finalidad de evitar sesgos. Esa metodología, de hecho, es conocida por los inversionistas, empresas y gobiernos bajo un principio básico de transparencia.

Esta información emitida por las calificadoras, entonces, se convierte en un parámetro para que los inversionistas (en mayor medida, instituciones financieras), determinen si conceden un crédito o no a empresas o gobiernos.

Así, en una economía que depende casi de manera exclusiva de una empresa estatal como Pemex se dirige al abismo con una calificación como la recién emitida.

A 6 meses de gobierno ya no hay pretexto. Si argumentan que la situación de Pemex era mala, resulta que en todo este tiempo no fueron capaces de hacer su trabajo para mejorarla. Si, por el contrario, señalan que Pemex se encontraba bien (como incluso lo dijeron), pues resulta que les bastaron 6 meses para destruir a la empresa sostén del país.

La respuesta institucional es nuevamente mofarse y cuestionar la metodología de las calificadoras en lugar de ponerse a trabajar. Ignorar estas serias señales de alerta nos puede llevar a una recesión económica como hace mucho no se vive en México. Urgimos atentamente a los funcionarios encargados de las finanzas del país, así como de la empresa productiva del Estado, para que se avoquen a tomar decisiones certeras, serias, incluyentes, que nos permitan recomponer el camino.

Hace algunos meses ya lo habíamos advertido, la distancia de las actuales decisiones de gobierno respecto a la realidad económica mundial podría generar un impacto seriamente negativo en las finanzas y el desarrollo económico de nuestro país. La respuesta de la actual administración fue el desdén y la burla para el trabajo de las calificadoras.

En días pasados, dos de las calificadoras más importantes de todo el mundo rebajaron la nota crediticia de México a niveles negativos, provocando la calidad de sus bonos como “basura”, respecto a la capacidad del país para afrontar sus compromisos de deuda frente a organismos e instituciones privadas a nivel internacional.

Las calificaciones que emiten estas agencias a nivel internacional son una opinión respecto a la habilidad y la voluntad de pago que tiene una empresa, para afrontar sus obligaciones financieras o deuda en tiempo y forma. Una calificación crediticia, es el puntaje que una agencia internacional, neutra y sin intereses particulares en los países, otorga a personas, empresas y, desde luego, a gobiernos.

Esa calificación deriva de un análisis profundo estimativo que hace la calificadora con base en diversos aspectos, como el historial crediticio y la capacidad de devolver el préstamo en función de los activos y pasivos que tenga. Además, con base en dicho análisis, se determina la capacidad de la empresa o gobierno para generar flujos financieros, beneficios, volumen de endeudamiento y, en el caso de los gobiernos de los países, el crecimiento a mediano o largo plazo proyectado.

La forma en que se llegan a esas conclusiones, en concreto a esas calificaciones, implica una metodología estandarizada con la finalidad de evitar sesgos. Esa metodología, de hecho, es conocida por los inversionistas, empresas y gobiernos bajo un principio básico de transparencia.

Esta información emitida por las calificadoras, entonces, se convierte en un parámetro para que los inversionistas (en mayor medida, instituciones financieras), determinen si conceden un crédito o no a empresas o gobiernos.

Así, en una economía que depende casi de manera exclusiva de una empresa estatal como Pemex se dirige al abismo con una calificación como la recién emitida.

A 6 meses de gobierno ya no hay pretexto. Si argumentan que la situación de Pemex era mala, resulta que en todo este tiempo no fueron capaces de hacer su trabajo para mejorarla. Si, por el contrario, señalan que Pemex se encontraba bien (como incluso lo dijeron), pues resulta que les bastaron 6 meses para destruir a la empresa sostén del país.

La respuesta institucional es nuevamente mofarse y cuestionar la metodología de las calificadoras en lugar de ponerse a trabajar. Ignorar estas serias señales de alerta nos puede llevar a una recesión económica como hace mucho no se vive en México. Urgimos atentamente a los funcionarios encargados de las finanzas del país, así como de la empresa productiva del Estado, para que se avoquen a tomar decisiones certeras, serias, incluyentes, que nos permitan recomponer el camino.

miércoles 17 de julio de 2019

Por el derecho al ejercicio de profesiones

miércoles 10 de julio de 2019

El atropello de policías

miércoles 03 de julio de 2019

Primero… los otros

miércoles 26 de junio de 2019

La justificación de las mentiras

miércoles 19 de junio de 2019

Perder–perder contra Estados Unidos

miércoles 12 de junio de 2019

La crisis que se avecina

miércoles 05 de junio de 2019

Ya basta de actos cobardes y violentos

miércoles 29 de mayo de 2019

Las renuncias de alerta

miércoles 22 de mayo de 2019

La igualdad sustantiva en Municipios

Cargar Más