/ martes 26 de febrero de 2019

Grooming: La máscara del abuso sexual

Saludos estimados lectores.

Si bien es cierto que el uso de nuevas tecnologías significa un importante avance en cuanto al impulso de técnicas de aprendizaje innovadoras para nuestros hijos, también es cierto que si no se utilizan con la orientación y responsabilidad adecuadas pueden ser la vía para que personas que buscan hacerles daño tengan contacto fácilmente, sobre todo a través de las redes sociales.

Por ello el día de hoy abordaremos un tipo de acoso conocido como “Grooming”, el cual si bien ya no está relacionado directamente con la materia escolar pues no es ejercido entre pares si no por un adulto hacia un menor, tiene un alto nivel de riesgo ya que encierra fines sexuales, por lo que consideramos importante hablar de él en esta columna.

El término Grooming se utiliza para describir una práctica de acoso ejercida por un adulto ya sea hombre o mujer, quien aprovechándose del anonimato que le brindan las redes sociales, se acerca a niños y jóvenes, creando perfiles falsos, con fotografías e información que casi siempre es plagiada a otros menores, sabe estudiar perfectamente a sus víctimas y finge tener una edad similar a ellas, interesarse por las mismas cosas, tener problemas parecidos, invirtiendo a veces varias horas al día de plática para irse ganando poco a poco su confianza e ir creando lazos emocionales, ofreciéndoles aparente amistad y complicidad para que se desahoguen de sus problemáticas cotidianas, lo que casi siempre logra, pues para muchos jóvenes es más fácil hablar de sus sentimientos por medio de un dispositivo electrónico que con un amigo cara a cara, cayendo fácilmente en la trampa.

Es así como estos acosadores, también llamados groomers, utilizan un peligroso disfraz detrás de la computadora o el celular y poco a poco van obteniendo datos personales de sus víctimas; la escuela en la que estudian, nombres de sus amigos, de sus padres, direcciones, teléfonos, horarios de sus actividades, etc, y de esta forma sin que nos demos cuenta se involucran profundamente en la vida de nuestros hijos, llegando incluso a crear relaciones de noviazgo por medio de internet y es aquí justamente cuando se desata lo más peligroso de todo este proceso de engaño pues con el pretexto de una relación sentimental empiezan a solicitarles fotografías o videos en un principio inofensivos y con el paso de los días más explícitos involucrando casi siempre su cuerpo, no es extraño que después de unos pocos días de amistad o noviazgo estos acosadores busquen crear una ruptura entre la víctima y su familia o amigos con la finalidad de que quede indefensa para que puedan actuar impunemente.

Saludos estimados lectores.

Si bien es cierto que el uso de nuevas tecnologías significa un importante avance en cuanto al impulso de técnicas de aprendizaje innovadoras para nuestros hijos, también es cierto que si no se utilizan con la orientación y responsabilidad adecuadas pueden ser la vía para que personas que buscan hacerles daño tengan contacto fácilmente, sobre todo a través de las redes sociales.

Por ello el día de hoy abordaremos un tipo de acoso conocido como “Grooming”, el cual si bien ya no está relacionado directamente con la materia escolar pues no es ejercido entre pares si no por un adulto hacia un menor, tiene un alto nivel de riesgo ya que encierra fines sexuales, por lo que consideramos importante hablar de él en esta columna.

El término Grooming se utiliza para describir una práctica de acoso ejercida por un adulto ya sea hombre o mujer, quien aprovechándose del anonimato que le brindan las redes sociales, se acerca a niños y jóvenes, creando perfiles falsos, con fotografías e información que casi siempre es plagiada a otros menores, sabe estudiar perfectamente a sus víctimas y finge tener una edad similar a ellas, interesarse por las mismas cosas, tener problemas parecidos, invirtiendo a veces varias horas al día de plática para irse ganando poco a poco su confianza e ir creando lazos emocionales, ofreciéndoles aparente amistad y complicidad para que se desahoguen de sus problemáticas cotidianas, lo que casi siempre logra, pues para muchos jóvenes es más fácil hablar de sus sentimientos por medio de un dispositivo electrónico que con un amigo cara a cara, cayendo fácilmente en la trampa.

Es así como estos acosadores, también llamados groomers, utilizan un peligroso disfraz detrás de la computadora o el celular y poco a poco van obteniendo datos personales de sus víctimas; la escuela en la que estudian, nombres de sus amigos, de sus padres, direcciones, teléfonos, horarios de sus actividades, etc, y de esta forma sin que nos demos cuenta se involucran profundamente en la vida de nuestros hijos, llegando incluso a crear relaciones de noviazgo por medio de internet y es aquí justamente cuando se desata lo más peligroso de todo este proceso de engaño pues con el pretexto de una relación sentimental empiezan a solicitarles fotografías o videos en un principio inofensivos y con el paso de los días más explícitos involucrando casi siempre su cuerpo, no es extraño que después de unos pocos días de amistad o noviazgo estos acosadores busquen crear una ruptura entre la víctima y su familia o amigos con la finalidad de que quede indefensa para que puedan actuar impunemente.

miércoles 20 de marzo de 2019

¿Cómo actuar frente al acoso sexual?

martes 12 de marzo de 2019

Formando mediadores

martes 26 de febrero de 2019

Grooming: La máscara del abuso sexual

martes 04 de diciembre de 2018

Bullying

martes 27 de noviembre de 2018

BULLYING