/ sábado 22 de mayo de 2021

El hijo del Siervo de la Nación

Su vida política y militar siempre estuvo muy lejos de los ideales de su progenitor. Juan Nepomuceno Almonte fue hijo de José María Morelos y Pavón y Brígida Almonte. Coinciden historiadores que nació en Nocupétaro, Michoacán, el 15 de mayo de 1802. Comenzó su carrera militar junto al Siervo de la Nación, José María Morelos y Pavón, en algunos enfrentamientos en la lucha por la independencia.

A los 12 años fue nombrado brigadier y participó en la batalla de Cuautla. Juan Nepomuceno encabezó el regimiento de niños soldados llamados “Los Emulantes” En 1815 fue enviado por su padre a estudiar a los Estados Unidos de donde regresó, una vez consumada la independencia. Sin embargo por la coronación de Agustín de Iturbide, regresó al vecino país.. Cuando en México se instauró la república regresó.

Entonces mantuvo una alianza con Vicente Guerrero En 1836 se alió a Santa Anna y participó en la campaña contra los separatistas tejanos en El Álamo. Al lado de su mentor fue hecho prisionero en la batalla de San Jacinto. Luego de ser liberado regresó a México acompañando a Santa Anna. Así logró el nombramiento de general brigadier, llegando a ocupar la Secretaría de Guerra y Marina en el gobierno de Anastasio Bustamante. Después de la guerra con los Estados Unidos cambió de bandera, y se pasó al bando conservador.

En la Guerra de Reforma, como representante del gobierno mexicano firmó en París, Franacia, el Tratado Mon-Almonte, que acordó considerar a México como un protectorado español y pidió indemnizar a los españoles por daños y perjuicios. Esta sumisión indignó al presidente Benito Juárez y lo declaró traidor a la patria. Al triunfar los liberales en la guerra, Nepomuceno Almonte se fue de México una vez más. Ya en Europa se alió con otros mexicanos que impulsaron el establecer una monarquía en México.

Al darse la intervención, Almonte regresó a tierras mexicanas al lado del Ejército francés. Y el 1 de marzo de 1862 sus partidarios lo proclamaron como Jefe Supremo de la Nación; un acto fuera de toda seriedad. Luego participó con ejército invasor en la batalla del 5 de mayo. Al triunfo de Francia, formó parte de la Junta de Regencia.

Dicha junta proclamó el establecimiento de un imperio en México. Maximiliano llegó a México y Almonte se convirtió en alguien cercano al emperador. En 1866 pidió a Napoleón III que no retirara a su Ejército de México, petición que fue denegada, por lo que se quedó a vivir en París. Juan Nepomuceno Almonte falleció el 21 de marzo de 1869.

Su vida política y militar siempre estuvo muy lejos de los ideales de su progenitor. Juan Nepomuceno Almonte fue hijo de José María Morelos y Pavón y Brígida Almonte. Coinciden historiadores que nació en Nocupétaro, Michoacán, el 15 de mayo de 1802. Comenzó su carrera militar junto al Siervo de la Nación, José María Morelos y Pavón, en algunos enfrentamientos en la lucha por la independencia.

A los 12 años fue nombrado brigadier y participó en la batalla de Cuautla. Juan Nepomuceno encabezó el regimiento de niños soldados llamados “Los Emulantes” En 1815 fue enviado por su padre a estudiar a los Estados Unidos de donde regresó, una vez consumada la independencia. Sin embargo por la coronación de Agustín de Iturbide, regresó al vecino país.. Cuando en México se instauró la república regresó.

Entonces mantuvo una alianza con Vicente Guerrero En 1836 se alió a Santa Anna y participó en la campaña contra los separatistas tejanos en El Álamo. Al lado de su mentor fue hecho prisionero en la batalla de San Jacinto. Luego de ser liberado regresó a México acompañando a Santa Anna. Así logró el nombramiento de general brigadier, llegando a ocupar la Secretaría de Guerra y Marina en el gobierno de Anastasio Bustamante. Después de la guerra con los Estados Unidos cambió de bandera, y se pasó al bando conservador.

En la Guerra de Reforma, como representante del gobierno mexicano firmó en París, Franacia, el Tratado Mon-Almonte, que acordó considerar a México como un protectorado español y pidió indemnizar a los españoles por daños y perjuicios. Esta sumisión indignó al presidente Benito Juárez y lo declaró traidor a la patria. Al triunfar los liberales en la guerra, Nepomuceno Almonte se fue de México una vez más. Ya en Europa se alió con otros mexicanos que impulsaron el establecer una monarquía en México.

Al darse la intervención, Almonte regresó a tierras mexicanas al lado del Ejército francés. Y el 1 de marzo de 1862 sus partidarios lo proclamaron como Jefe Supremo de la Nación; un acto fuera de toda seriedad. Luego participó con ejército invasor en la batalla del 5 de mayo. Al triunfo de Francia, formó parte de la Junta de Regencia.

Dicha junta proclamó el establecimiento de un imperio en México. Maximiliano llegó a México y Almonte se convirtió en alguien cercano al emperador. En 1866 pidió a Napoleón III que no retirara a su Ejército de México, petición que fue denegada, por lo que se quedó a vivir en París. Juan Nepomuceno Almonte falleció el 21 de marzo de 1869.

ÚLTIMASCOLUMNAS