/ lunes 15 de abril de 2019

Economía Circular en México: modelo de producción del futuro (I)

Estimados lectores hoy comparto con ustedes un tema que ha cobrado importancia a nivel mundial y nacional, me refiero a la economía circular, ¿qué es la economía circular? ¿A qué se refiere este modelo?

Veamos, la economía circular es una propuesta que busca cambiar el modo de producción del futuro. Tiene que ver con la forma en la que hacemos las cosas, con una nueva forma de interpretar la regla de las 3R: Reducir, Reutilizar y Reciclar, utilizando ahora todos las fases involucradas, es decir: extracción, procesamiento, utilización, reutilización, reciclaje, de tal forma que “nada se pierde, todo se transforma”; por ello, representa un planteamiento que va más allá del simple reciclaje.

El modelo de economía circular, es un sistema que remplaza el “típico ciclo de vida” de la economía lineal. A diferencia de la economía lineal “tomar, hacer, desechar”, la economía circular “reducir, reusar, reciclar y recobrar” va más allá y propone recobrar, innovar y transformar, es decir: regenerar. Se plantea como un modelo transformador que lleve a las empresas y a los consumidores a un cambio en sus hábitos de compras y del cuidado del medio ambiente, es decir de vida.

Y como ya lo he mencionado, se necesita de la colaboración dinámica de los actores de la población: sociedad, empresas, gobierno para llevarla de manera sustentable y certera.

El reto solo podrá lograrse por medio de una amplia y comprometida participación de los sectores público, privado, social y gubernamental, a través de una estrecha colaboración, adhesión y ratificación de acuerdos y programas internacionales; así como mediante la mejora y actualización de las políticas medioambientales, la participación de la sociedad por medio de una mejor conciencia ambiental y educación; las empresas a través medidas de sostenibilidad, aprovechamiento y uso de recursos.

La adopción de un sistema de economía circular en México, demanda tener presente que se trata de políticas de protección a la biodiversidad, al medio ambiente y de educación ambiental.

En el contexto de las políticas públicas, la economía circular constituye una oportunidad para articular diferentes acciones de sustentabilidad, desde la visión de la producción y el consumo; del medio ambiente, de la nueva agenda urbana, entre otros. La siguiente semana abordaremos el impacto de la economía circular y los beneficios de ésta en la administración pública.

Estimados lectores hoy comparto con ustedes un tema que ha cobrado importancia a nivel mundial y nacional, me refiero a la economía circular, ¿qué es la economía circular? ¿A qué se refiere este modelo?

Veamos, la economía circular es una propuesta que busca cambiar el modo de producción del futuro. Tiene que ver con la forma en la que hacemos las cosas, con una nueva forma de interpretar la regla de las 3R: Reducir, Reutilizar y Reciclar, utilizando ahora todos las fases involucradas, es decir: extracción, procesamiento, utilización, reutilización, reciclaje, de tal forma que “nada se pierde, todo se transforma”; por ello, representa un planteamiento que va más allá del simple reciclaje.

El modelo de economía circular, es un sistema que remplaza el “típico ciclo de vida” de la economía lineal. A diferencia de la economía lineal “tomar, hacer, desechar”, la economía circular “reducir, reusar, reciclar y recobrar” va más allá y propone recobrar, innovar y transformar, es decir: regenerar. Se plantea como un modelo transformador que lleve a las empresas y a los consumidores a un cambio en sus hábitos de compras y del cuidado del medio ambiente, es decir de vida.

Y como ya lo he mencionado, se necesita de la colaboración dinámica de los actores de la población: sociedad, empresas, gobierno para llevarla de manera sustentable y certera.

El reto solo podrá lograrse por medio de una amplia y comprometida participación de los sectores público, privado, social y gubernamental, a través de una estrecha colaboración, adhesión y ratificación de acuerdos y programas internacionales; así como mediante la mejora y actualización de las políticas medioambientales, la participación de la sociedad por medio de una mejor conciencia ambiental y educación; las empresas a través medidas de sostenibilidad, aprovechamiento y uso de recursos.

La adopción de un sistema de economía circular en México, demanda tener presente que se trata de políticas de protección a la biodiversidad, al medio ambiente y de educación ambiental.

En el contexto de las políticas públicas, la economía circular constituye una oportunidad para articular diferentes acciones de sustentabilidad, desde la visión de la producción y el consumo; del medio ambiente, de la nueva agenda urbana, entre otros. La siguiente semana abordaremos el impacto de la economía circular y los beneficios de ésta en la administración pública.