/ sábado 13 de abril de 2019

Demetrio Bilbatúa, testigo de México

En su haber existen documentales únicos filmados desde adentro del alma de los pueblos indígenas. Rituales huicholes, coras, tepehuanos, yaquis forman parte del rico acervo que capturó con su cámara y su sensibilidad artística. Están en su haber filmaciones de monumentos, la arquitectura, las calles de las ciudades y con ellos, la transformación de la nación mexicana. En su filmografía se puede conocer el desarrollo político de México a través de sus noticieros. Demetrio Bilbatúa filmó, entre otras, la visita del presidente Jonh F. Kennedy, el mensaje de su esposa Jacqueline Kennedy al pueblo de México y también la visita del Presidente de Francia, Charles de Gaulle, y sus sentidas palabras desde el balcón del Palacio Nacional realizado al lado del Presidente de México, Adolfo López Mateos, el 16 de marzo de 1964 Demetrio Bilbatúa nació en Vigo, España, el 17 de enero de 1935. Vivió a temprana edad el fusilamiento de su padre. Luego el doloroso exilio a México en el año 1945 al lado de su madre, su hermano Ángel y su hermana María Luisa. El país al que llegó Demetrio Bilbatúa se le reveló como un gran set cinematográfico lleno de vida, de emociones, de gente que por todo cantaba y reía, comentó alguna vez. Durante su adolescencia se dedicó a desempeñar innumerables oficios. Con el paso de los meses su hermano lo comenzó a llevar a algunas filmaciones, ya que Ángel estaba trabajando en una empresa cinematográfica. Demetrio no esperó mas y muy pronto, recuerda, ya estaba detrás de una cámara filmando. Su material fue solicitado por distintos programas de televisión y cine. Cada filmación fue para él un retazo de México. Y fue creando un rico y extenso archivo. Su trabajo le permitió trabajar con presidentes como Gustavo Díaz Ordaz, Adolfo López Mateos, llevó a cabo la cobertura del movimiento del 68, gran parte de su material le fue decomisado por las autoridades. Filmó las Olimpiadas del 68. Los mundiales de futbol del 70 y del 86, el terremoto del 85 y las visitas del papa Juan Pablo II. Colaboró con los periodistas más destacados, y sus trabajos fílmicos respaldaron grandes entrevistas y artículos de los comunicadores. Demetrio Bilbatúa se nacionalizó mexicano en 1970. Demetrio se convirtió en el testigo del país que lo recibió y está considerado el más grande cronista visual de México. Podemos conocer su trabajo en el Museo del Cine Mexicano, donde está todo su archivo fílmico, las cámaras cinematográficas que ha utilizado, y todos los reconocimientos que ha recibido.

En su haber existen documentales únicos filmados desde adentro del alma de los pueblos indígenas. Rituales huicholes, coras, tepehuanos, yaquis forman parte del rico acervo que capturó con su cámara y su sensibilidad artística. Están en su haber filmaciones de monumentos, la arquitectura, las calles de las ciudades y con ellos, la transformación de la nación mexicana. En su filmografía se puede conocer el desarrollo político de México a través de sus noticieros. Demetrio Bilbatúa filmó, entre otras, la visita del presidente Jonh F. Kennedy, el mensaje de su esposa Jacqueline Kennedy al pueblo de México y también la visita del Presidente de Francia, Charles de Gaulle, y sus sentidas palabras desde el balcón del Palacio Nacional realizado al lado del Presidente de México, Adolfo López Mateos, el 16 de marzo de 1964 Demetrio Bilbatúa nació en Vigo, España, el 17 de enero de 1935. Vivió a temprana edad el fusilamiento de su padre. Luego el doloroso exilio a México en el año 1945 al lado de su madre, su hermano Ángel y su hermana María Luisa. El país al que llegó Demetrio Bilbatúa se le reveló como un gran set cinematográfico lleno de vida, de emociones, de gente que por todo cantaba y reía, comentó alguna vez. Durante su adolescencia se dedicó a desempeñar innumerables oficios. Con el paso de los meses su hermano lo comenzó a llevar a algunas filmaciones, ya que Ángel estaba trabajando en una empresa cinematográfica. Demetrio no esperó mas y muy pronto, recuerda, ya estaba detrás de una cámara filmando. Su material fue solicitado por distintos programas de televisión y cine. Cada filmación fue para él un retazo de México. Y fue creando un rico y extenso archivo. Su trabajo le permitió trabajar con presidentes como Gustavo Díaz Ordaz, Adolfo López Mateos, llevó a cabo la cobertura del movimiento del 68, gran parte de su material le fue decomisado por las autoridades. Filmó las Olimpiadas del 68. Los mundiales de futbol del 70 y del 86, el terremoto del 85 y las visitas del papa Juan Pablo II. Colaboró con los periodistas más destacados, y sus trabajos fílmicos respaldaron grandes entrevistas y artículos de los comunicadores. Demetrio Bilbatúa se nacionalizó mexicano en 1970. Demetrio se convirtió en el testigo del país que lo recibió y está considerado el más grande cronista visual de México. Podemos conocer su trabajo en el Museo del Cine Mexicano, donde está todo su archivo fílmico, las cámaras cinematográficas que ha utilizado, y todos los reconocimientos que ha recibido.

sábado 02 de mayo de 2020

El Kiosco Morisco

sábado 25 de abril de 2020

La Hacienda de Los Morales

sábado 18 de abril de 2020

Un poema de Elías Nandino...

sábado 28 de marzo de 2020

¡Somos humanidad!

Cargar Más