/ jueves 17 de septiembre de 2020

Conmemoración Patriótica

El Gobernador Omar Fayad encabezó el pasado miércoles por la noche, la ceremonia alusiva al 210 aniversario del Grito de Independencia proclamado por Don Miguel Hidalgo y Costilla. Esta conmemoración tuvo una connotación marcadamente histórica en virtud de que se llevó a cabo en el marco de la trágica pandemia sanitaria derivada por el virus COVID-19 que nos ha azotado en todo el planeta.

En una circunstancia de alto patriotismo y de respeto a la coyuntura que vivimos, el mandatario hidalguense dio cauce a esta ceremonia con la sobriedad que exigen nuestros días actuales. Acompañado de los representantes de los Poderes Legislativo y Judicial, del General de la Décimo Octava Zona Militar y de la Presidenta del Consejo Municipal de Pachuca, arengó “los vivas” a los héroes nacionales, teniendo como un marcado énfasis el justo reconocimiento al personal médico, de enfermería y científicos que están dando la batalla en torno a dos vertientes para hacerle frente al Coronavirus, uno el del control en su atención y el otro en la investigación para desarrollar y contar con la vacuna para su cura. Muchos en nuestras casas agregamos el grito de: “¡Que vivan y se salven nuestros enfermos!”, puesto que muchas familias se encuentran aisladas por prevención y recomendación médica.

Hidalgo fue el primer lugar en donde se conmemoró el Grito de Independencia. Huichapan y su Chapitel, fueron testigos de cómo miles de hidalguenses confluyeron el 15 de septiembre de 1812 al llamado de Ignacio López Rayón, Andrés Quintana Roo y Julián Villagrán, en torno a recordar la gesta independista del movimiento libertador mexicano.

Hidalgo, 208 años después de aquella noche vivida en Huichapan, tuvo una noche distinta. Sin el júbilo ni el clamor popular de los festejos. Esta vez previa convocatoria de las autoridades estatales, se conminó a la sociedad civil a que permanecieramos en nuestras casas y no acudiéramos a las plazas principales de los 84 municipios, en aras de salvaguardar la integridad y evitar conglomeraciones.

Como parte de todos estos eventos protocolarios de Estado, no debe de dejar de soslayarse la correlación social que exigió de nuestras autoridades, reconfigurar por completo la dinámica y logística usualmente empleada para ceremonias de esta naturaleza tan relevante. La vida misma nos ha cambiado a todas y todos, teniendo que adoptar nuevos esquemas de organización de nuestras actividades rutinarias y el Estado mexicano no ha sido ajeno a esta nueva normalidad o nueva realidad.

Hacia adelante queda el continuar con el esfuerzo de cada hidalguense en torno a primeramente seguir cuidando de su salud, así como las de sus familias y después el de continuar atendiendo cada recomendación y disposición oficial surgida desde los tres niveles de gobierno, en los rubros médicos, epidemiológicos y por supuesto aquellos de desarrollo económico y social.

La conmemoración de nuestra independencia nacional en este 2020 ha sido también la conmemoración a la vida y obra de cada uno de los mexicanos e hidalguenses, amigos y parientes, que hoy desafortunadamente ya no se encuentran con nosotros derivado de este lacerante virus. Esta conmemoración patriótica debe verse también como aquel momento en que debe de patentizar la unidad y la concordia social, asumiendo también que debemos constituirnos como patriotas y defender legítimamente nuestras libertades conquistadas.

México e Hidalgo hacia el futuro requieren de sociedad y gobiernos, una interlocución eficaz orientada a mejorar todas las condiciones humanas, en la unidad y en la concordia nacional, a las que aspiramos por derecho constitucional.

El Gobernador Omar Fayad encabezó el pasado miércoles por la noche, la ceremonia alusiva al 210 aniversario del Grito de Independencia proclamado por Don Miguel Hidalgo y Costilla. Esta conmemoración tuvo una connotación marcadamente histórica en virtud de que se llevó a cabo en el marco de la trágica pandemia sanitaria derivada por el virus COVID-19 que nos ha azotado en todo el planeta.

En una circunstancia de alto patriotismo y de respeto a la coyuntura que vivimos, el mandatario hidalguense dio cauce a esta ceremonia con la sobriedad que exigen nuestros días actuales. Acompañado de los representantes de los Poderes Legislativo y Judicial, del General de la Décimo Octava Zona Militar y de la Presidenta del Consejo Municipal de Pachuca, arengó “los vivas” a los héroes nacionales, teniendo como un marcado énfasis el justo reconocimiento al personal médico, de enfermería y científicos que están dando la batalla en torno a dos vertientes para hacerle frente al Coronavirus, uno el del control en su atención y el otro en la investigación para desarrollar y contar con la vacuna para su cura. Muchos en nuestras casas agregamos el grito de: “¡Que vivan y se salven nuestros enfermos!”, puesto que muchas familias se encuentran aisladas por prevención y recomendación médica.

Hidalgo fue el primer lugar en donde se conmemoró el Grito de Independencia. Huichapan y su Chapitel, fueron testigos de cómo miles de hidalguenses confluyeron el 15 de septiembre de 1812 al llamado de Ignacio López Rayón, Andrés Quintana Roo y Julián Villagrán, en torno a recordar la gesta independista del movimiento libertador mexicano.

Hidalgo, 208 años después de aquella noche vivida en Huichapan, tuvo una noche distinta. Sin el júbilo ni el clamor popular de los festejos. Esta vez previa convocatoria de las autoridades estatales, se conminó a la sociedad civil a que permanecieramos en nuestras casas y no acudiéramos a las plazas principales de los 84 municipios, en aras de salvaguardar la integridad y evitar conglomeraciones.

Como parte de todos estos eventos protocolarios de Estado, no debe de dejar de soslayarse la correlación social que exigió de nuestras autoridades, reconfigurar por completo la dinámica y logística usualmente empleada para ceremonias de esta naturaleza tan relevante. La vida misma nos ha cambiado a todas y todos, teniendo que adoptar nuevos esquemas de organización de nuestras actividades rutinarias y el Estado mexicano no ha sido ajeno a esta nueva normalidad o nueva realidad.

Hacia adelante queda el continuar con el esfuerzo de cada hidalguense en torno a primeramente seguir cuidando de su salud, así como las de sus familias y después el de continuar atendiendo cada recomendación y disposición oficial surgida desde los tres niveles de gobierno, en los rubros médicos, epidemiológicos y por supuesto aquellos de desarrollo económico y social.

La conmemoración de nuestra independencia nacional en este 2020 ha sido también la conmemoración a la vida y obra de cada uno de los mexicanos e hidalguenses, amigos y parientes, que hoy desafortunadamente ya no se encuentran con nosotros derivado de este lacerante virus. Esta conmemoración patriótica debe verse también como aquel momento en que debe de patentizar la unidad y la concordia social, asumiendo también que debemos constituirnos como patriotas y defender legítimamente nuestras libertades conquistadas.

México e Hidalgo hacia el futuro requieren de sociedad y gobiernos, una interlocución eficaz orientada a mejorar todas las condiciones humanas, en la unidad y en la concordia nacional, a las que aspiramos por derecho constitucional.

ÚLTIMASCOLUMNAS
jueves 17 de septiembre de 2020

Conmemoración Patriótica

Pedro Luis Noble

jueves 03 de septiembre de 2020

Cuarto Informe de Gobierno

ACERVO

Pedro Luis Noble

jueves 27 de agosto de 2020

Mes del testamento

ACERVO

Pedro Luis Noble

jueves 20 de agosto de 2020

Tauromaquia: producto cultural

ACERVO

Pedro Luis Noble

jueves 23 de julio de 2020

El nuevo sistema de pensiones

ACERVO

Pedro Luis Noble

jueves 16 de julio de 2020

A superar la emergencia sanitaria y hacer crecer la economía

Una vez que en Hidalgo cruzamos el umbral del semáforo rojo transitando al color naranja como se ha clasificado al grado de riesgo de contagio en contingencia sanitaria, es que hemos visto recobrar poco a poco las actividades diarias de lo que era nuestra rutina. Sin duda estamos en una Nueva forma de hacer las cosas. De forma escalonada es que hemos adoptado los protocolos dictados desde la autoridad sanitaria en torno “al como” habilitar las actividades no esenciales en giros de servicios como el restaurantero, los clubes deportivos, los hoteles, las plazas comerciales y negocios en general. En el caso particular del Estado de Hidalgo, hemos observado la directriz eficaz del gobernador Omar Fayad y el compromiso de su equipo de trabajo enfocada primeramente, en hacerle frente al combate de la pandemia, con el Operativo Escudo cuya aplicación se mantiene activa a lo largo del territorio estatal y en un plano paralelo, con la coordinación desde la Secretaría de Desarrollo Económico se ha implementado la plataforma Consume Hidalgo para apoyar a la sociedad hidalguense, ante las dificultades económicas y de acceso a mercados que se han generado por el Covid-19. Así con diversas políticas públicas se ha esquematizado en una condición emergente para apoyar a la sociedad hidalguense en los casi seis meses de esta compleja coyuntura de afectación a la salud, a la economía del país, a las finanzas de la empresas y las personales. El respaldo institucional del Gobierno de Hidalgo se ha constituido como un descompresor para el micro y pequeño empresariado hidalguense que ha tenido que hacer frente a pagos de nóminas, de servicios y de compromisos financieros sin ventas. De tal suerte que, a través de Consume Hidalgo podrán ingresar empresas comerciales, industriales y diversos productores, para ofrecer sus bienes y servicios de manera directa a los consumidores de su localidad, sin costo de inscripción a la plataforma, ni mensualidades o comisiones por cada venta realizada. Hidalgo, igualmente como parte de la federación y en el marco del convenio de coordinación fiscal, ha visto reducidas sus participaciones federales en el tenor mismo de la pandemia. Sin embargo, se aprecia una gestión eficiente de recursos por parte de la Secretaría de Finanzas, que ha hecho que hoy en día la Secretaría de Obras Públicas mantenga en ejecución diversas obras públicas que todas y todos podemos constatar en la entidad y fundamentalmente en Pachuca. En el marco de la celebración del Día del Servidor Público, externo desde este espacio de opinión un reconocimiento amplio a quienes son colaboradores en los tres órdenes de gobierno por el compromiso de trabajo en beneficio de México y de Hidalgo, en particular énfasis resalto el arduo desempeño de las y los trabajadores de los Servicios de Salud de Hidalgo encabezados por Alejandro Benítez, quienes, con alto humanismo y probadas capacidades médicas, de enfermería y administrativas han sorteado el reto de cuidar la salud de las y los hidalguenses. La conducta ciudadana en esta nueva normalidad será determinante para superar la emergencia sanitaria y hacer crecer la economía desde lo doméstico hasta lo nacional.

Pedro Luis Noble

Cargar Más